I decide to be my own tear.

I melt and I dance in all colors. I melt in all you used to be. For once I feel fine without you here. I renew myself. I renew my happiness. I told Grandma the steps. She never felt so proud. I now decide to love. I now decide to love me. I’ve never feel…

Que el dolor es temporal, que las cicatrices no son eternas.

Coloca tus manos sobre las mías. En este frío invierno de julio siente el calor entre el hueco de mis palmas. Mis manos tan pequeñas e inofensivas dan hogar a las tuyas, ofrecen un techo donde las tiernas gotas no te enfermen, donde estés protegido de las tempestades climáticas. Coloca suavemente tu confianza en mí….

En una tarde de julio…

En una tarde de julio, hace muy poco, bajo un cielo rosa, tan cálido que abrazaba mis más infantiles sueños pensé en un fantasma que desde hace mucho tiempo atrás perseguía. Cuando estuve recorriendo senderos de Copan, donde caminaron los pies de mis pasados, mis antepasados, que pudieron ser míos pero que ahora son prestados,…

Mi pequeño cielo de invierno.

Mi pequeño cielo, está bien sentirse mal, está bien llorar. No importa si tu lluvia alcanza lo que hay más allá del horizonte, o si tus nubes grises vuelan sobre las colinas desiertas. Mi pequeño niño, está bien ser tan grande como tú y llorar cuando la melancolía venga. Estar triste no daña. Así como…

Relatos, memorias y otras fracciones…

Lo que les traigo ahora es un tanto distinto a lo normal. Desde cierto tiempo atrás quería compartirles pequeñas historias con trozos de memoria que tengo por imágenes. Espero lo disfruten tanto como yo lo hice al pensarlo. 💙  

Te has convertido en mi religión.

La creencia de los abuelos y de mis padres… digamos que… nunca fui “militante” a ellas. Servir de rodillas a las cuatro de la madrugada y llorar… Claro, cada quien a su casa pero no soy de fe y mírame en la demente hija que soy ahora… Te escribo a las cuatro de la madrugada…

No mamá, ya no estoy triste.

No mamá, no estoy triste. Ya no más. No amor, ya no estoy sola. Ya no más. Que para la lluvia está el viento, que para la abolición están la fe. Lo prometo, estoy mejor que antes. Las aves cantan diferentes, tu silueta me sabe diferente. El sol, las nubes, todo me es distinto… Amo…

Que el amor no pase de moda.

Reedifiquemos lo que destruimos por costumbres pasajeras. Hagamos del amor una tradición; en la que cuidemos con cariño sincero lo que obtenemos y perdemos, en la que cartas y flores no sean vergüenza de un buen corazón. Hagamos del amor una rosa. Aquella que reemplazamos por gustos perecederos. Aquella que lastima pero que siempre valdrá…

Rastros que no desaparecen.

Yo soy demasiado para ti. … O quizás, tú no eres para mí. El caso es que no fuimos lo suficientemente capaces de mantenernos juntos cuando el amor llegó. … Pero ninguno tuvo el coraje de soltar al otro al partir. Porque sé que al mirar arriba, los rastros de una lluvia, aguardando tu regreso…

Lo que ya no soy y lo que tú ya no eres.

Sí, que me divertí olvidando nombres contigo, que me encantó cambiar mis dioses a ninguno, que me gustó tener un amigo sincero y “bueno” (tú sabrás a lo que me refiero con palabra tan ambigua en ti)… Que me encontré contigo, que me enamoré de ti. Pero tengo algo que decirte de forma expedita… No…

La dicotomía de mi felicidad.

Y pensé: ¡Que maravillosa tarde para ser feliz! Y no lo fui. No lo he sido desde entonces. Mabel. asunamrg@gmail.com

Las manos que dicen estar cansadas.

Lasitud sobre mis manos. Ya no se permiten querer otra cosa más que aunar unas líneas mientras buscan algo que no regresa. Pero están agotadas de hacerlo. De intentar encontrar aquella calidez en manos ajenas a aquellas inolvidables. Dicen estar jóvenes pero ayer llegaron a contar más de trescientas narraciones. La siguiente no sería distinta…